Saltar al contenido

Cómo cuidar un rosal

Cómo cuidar un rosal

Cómo cuidar un rosal

Saber Cómo cuidar un rosal es fácil siempre que te dediques en cuerpo y alma a tus plantas. Como cualquier cosa requieren de mucha dedicación, así que podrá ser uno de tus hobbies preferidos.

A la mayoría de las personas les encantan las rosas, así que podrás confiar en ellas, para crear un bonito motivo de decoración natural, totalmente fascinante y llamativo.

Además de alegrar tu casa, son las más especiales para aportar un aroma único, embriagador y muy agradable.

Antes de nada, asegúrate que donde vas a plantar la planta no haya una luz directa muy intensa. Y es que, aunque necesiten sol (al menos 6 horas de luz en ellas) serán muy delicadas ante la exposición solar que no cesa.

Cómo cuidar un rosal

Cómo cuidar un rosal

No las plantes en un terreno que sea demasiado húmedo o que esté propenso a acumular agua.

Será una de las maneras de poder cuidar bien de tu rosal, será prevenir eso y cuanto espacio tendrás disponible, ya que estarán a la perfección debajo de otros árboles frutales, pero siempre teniendo un porcentaje de sombra adecuado. (Que tampoco sea excesivo y extenso)

La poda del rosal, es otra de las actividades que deberás llevar a rajatabla. Siempre que quieras que tus rosales crezcan saludables. Puedes realizar cortes sesgados donde consideres hacia adentro. Y sin tocar los nudos para evitar dañar los brotes que podrían aparecer. Además de eliminar las ramas que están en peor estado, será recomendable que elimines las hojas que están marchitas.

Normalmente para cuidar tu rosal de manera efectiva, tendrás que realizar la poda entre diciembre y febrero.

Para que así, pueda florecer bien en primavera.

Por supuesto, evitar las plagas en rosales será otra de tus actividades predilectas. Recuerda, dejarte aconsejar por los expertos en viveros, ya que tendrán productos especiales para evitar (entre otros) el pulgón. ¡Las mariquitas los eliminarán de manera natural y sin trabajo o gastos extra! 😉

Cómo cuidar un rosal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *